Sabemos que ya el ánimo de emprender un nuevo proyecto se ha apoderado de ti, así que, sin mucha introducción, te mostraremos una lista de pasos que te ayudarán a definir tu modelo de negocios para que puedas lanzarte al agua sin miedo y creyendo firmemente en tu idea.

Paso 1: ¿A qué te quieres dedicar?

Cuando estamos decididas a crear un emprendimiento, pero tenemos un cúmulo de ideas acechándonos, no podemos pensar con claridad.

En esta etapa, solemos dar tumbos de un lado a otro sin saber dónde iniciar y muchas emprendedoras cometen el error de decantarse por un mercado al que no están familiarizadas.

Y que esto suceda no constituye el fin de tu proyecto.

Hasta las más experimentadas empresas pueden pivotar hasta perfeccionar su modelo de negocio.

Sin embargo, cuando no tienes un rumbo fijo pierdes tiempo, ilusiones, dinero y tus mejores energías.

Probar varias ideas, todas diferentes, sin lograr un objetivo muestra que no estás considerando tus habilidades, ni tampoco tu vocación empresarial.

Porque la clave está en esto; habilidades + vocación.

Es normal pensar que el objetivo es hacer dinero y lo debe ser durante un tiempo.

Pero si es solo el dinero el que te mueve, te servirá como motivación hasta que logres una estabilidad y te cansas del negocio que elegiste solo por necesidad.

La necesidad puede ser un buen impulso, pero es mala consejera.

Por eso hoy te invito a tener confianza, objetividad y visión.

Hoy en día, hay cientos de modelos de negocios que funcionan y pueden darte la rentabilidad que necesitas; por eso, no necesitas sacrificar tus verdaderos deseos en pro de un “proyecto con futuro” con el que no te sientas identificada.

El verdadero inconveniente es cuando no tienes claro cuál de todas esas ideas van más acorde contigo.

Muchas ideas pero ninguna concreta, ninguna que se ‘sienta’ importante o exitosa.

Para escoger una idea tienes que asegurarte que:

  • sea una actividad en la que puedas emplear tus más grandes fortalezas.
  • te sientas apasionada por el para qué de ese negocio.
  • te apasione la industria
  • requiera de ti los recuersos con los que cuentas

Es fabuloso si te encanta, pero debemos olvidarnos del romantisismo de seguir el corazón y hacer aquello que te encanta.

Sí, tiene que encantarte, pero también tienes que ser buena en ello y tienes que conocer la industria. Caso contrario será pura pasión y obstinación y no será un negocio.

Olvídate de aquella idea falsa de que “si lo disfrutas no es trabajo”, la pasión si podría hacerte más fácil el camino de tu negocio, pero muchas áreas del mismo requerirán de ti nuevos retos y conocimientos que deberás adquirir sobre la marcha.

Así la mejor combinación es pasión, disciplina, conocimiento y visión.

Para encontrar un punto de equilibrio, puedes evaluar aquellas cosas en las que ya estás familiarizada, tienes experiencia o conocimientos y contrastarlas con los sectores donde puedes monetizarlo junto con la demanda existente en el mercado.

De esa manera, cada factor que converja en esos tres aspectos son los indicados para crear una estrategia de negocios y deberás elegir uno o, de manera creativa, combinarlos para crear una idea original.

 

Paso 2: Escoge tu nicho de mercado

Luego de definir los servicios o productos que quieres ofrecer, es momento de elegir a qué tipo de clientes te dirigirás.

La mayoría comienza intentando venderle a todo el mundo, sin definir este aspecto.

Y aunque no se puede negar que esta estrategia sí funciona, los resultados no son tan buenos en cuanto a beneficios financieros, requiere un trabajo más amplio en estrategia y posicionamiento y toma más tiempo alcanzar el reconocimiento.

Al no especializar tu negocio en un tipo de cliente, es más difícil crear una oferta adecuada y, por lo tanto, será confuso el mensaje que quieres transmitir.

De no delimitar tu nicho de mercado, la competencia será aún mayor y eso te hará bajar los precios para poder adaptarte al mercado.

En cambio, si te empeñas en uno o varios tipos de cliente definidos, tu producto o servicio podrá ser modelado según sus necesidades y esto lo revalorizará.

Los clientes están dispuestos a pagar más por un producto o servicio personalizado, que por aquellos genéricos que se sienten obligados a consumir.

Además, también se presenta el tema de la formación continua y los costos.

Si amplías demasiado tu target, el rango de conocimientos o el monto del presupuesto deberá ser mayor para poder atender las necesidades de todos.

Crea una/ un Cliente Persona.

Imagina que le hablas directamente a esa/e cliente ideal que cree en ti, que quiere tus productos o servicios y que quedará tan contento con los resultados que no dudará en recomendarte.

Define tu Cliente Persona plasmando en un papel escribiendo todas las características que imagines y conozcas de esta persona.

Pero no solo definas sus datos demográficos, sino también su manera de pensar, estilo de vida, necesidades y problemas que tú puedes resolver.

 

Paso 3: Estructurar la oferta

En este punto, el proyecto deja de tratarse de ti. Lo que tú quieres o piensas que debes hacer ya no importa, pues el centro será el cliente.

Y este es el factor donde la mayoría fallamos al principio; pensando que crear negocios se trata de alimentar nuestro ego haciendo “lo que nos gusta”.

No hay que dejar ese factor de lado, pero debes comprender que el producto o servicio deberá servir a tu cliente, no a ti misma; y por ese motivo, debes hacer lo imposible por alcanzar la satisfacción plena de tu nicho de mercado.

Por eso, muchas veces tendrás que barajar aspectos muy poco relacionados con “lo que amas” y dar la misma energía a lo que tu cliente ama.

Y la mejor forma de hacerlo es detallando de manera extensa las características de tu oferta en función de lo que tu cliente espera recibir.

¿Qué es lo que hace especial y de lo que se compone tu producto o servicio?

Una vez respondida esta pregunta deberás transformar cada uno de esos factores a beneficios.

Los clientes no te van a elegir sino les demuestras las bondades que obtendrán al trabajar contigo o elegir tu producto. Y bajo esa premisa, deberás venderles.

Y cuando vendes tú no vendes tu sueño, vendes la solución exacta que tu cliente ideal espera.

 

Paso 4: Crea un nombre para tu proyecto

Y lo que se podría pensar que es la parte más sencilla, se convierte en una travesía si llegas a este punto sin ideas de cuál podría ser el nombre de tu emprendimiento.

Puedes apalancarte desde tu marca personal, utilizando tu nombre para crear dicho negocio; una opción que te generará incluso más ingresos que con una empresa tradicional.

Sin embargo, puede que no quieras estar involucrada en el tema de tu proyecto o segmentada únicamente en ello.

No todas se animan a ser la cara de sus proyectos y esto es comprensible, sobre todo al inicio.

Si es tu caso, puedes optar por un nombre de marca que represente lo que quieres ser y como deseas que los clientes te recuerden.

Esto a veces suele ser un proceso largo y difícil, que afirma el por qué existen profesionales del “naming e identidad corporativa”.

Si no puedes acceder a este recurso, ten en cuenta estos lineamientos para elegir el adecuado y que luego, no tengas que cambiarlo, conllevando a un completo rebranding de marca:

El nombre tiene que ser memorable y fácil de recordar.

La facilidad de escritura es fundamental.

Debe ser pronunciable y si tu cliente es internacional debe sonar bien en varios idiomas o respetar diferencias idiomáticas o culturales.

Si puedes transmitir una característica de tu producto/servicio, sería un plus.

Debes verificar su disponibilidad para registro legal, dominio y redes sociales.

Con estos tips y haciendo una lluvia de ideas, podrás encontrar el nombre ideal.

Pero no te desesperes ni te detengas aquí si se te hace complicado decidir.

La identidad llegará en cualquier momento.

 

Paso 5: elabora un plan de negocios

Este es el paso que muchas ideas olvidan y por lo tanto decaen o tienen serios problemas al llevarse a cabo.

El plan de negocios es necesario porque te muestra lo que vas, tarde o temprano, a enfrentar.

Eso no significa que el plan de negocio tenga que ser perfectamente estructurado y completo antes de salir a vender a tu primer grupo de clientes, pero debes tener una idea de ello.

El único motivo por el que llegarías a necesitar un Plan de Negocio al máximo detalle es si fueses a pedir un préstamo. Y aún así tu plan de negocio deberá ser actualizado con el pasar del tiempo e incorporación de tu marca en la industria.

Solo en el último caso, recomendamos invertir tiempo y esfuerzo en su desarrollo, porque sabemos que cuando un negocio inicia, dicho plan detallado queda olvidado en un cajón y la mayoría de sus aspectos no se llegan a cumplir.

Puedes elaborar un plan guía que evite un desvío en el camino y tengas la posibilidad de pivotar cada vez que cambien las condiciones de tu proyecto.

Haciendo uso del método Lean Startup, puedes desarrollar a profundidad aspectos como el nicho de clientes y tu relación con ellos, la propuesta de valor y sus canales de venta, tus recursos y actividades clave, así como también las alianzas que necesitarías establecer y los costos e ingresos que conllevará tu emprendimiento.

Pero aclaramos que esto puede servirte más como una hoja de ruta que como una regla a seguir, pues tendrás que adaptarlo a la realidad de tu negocio una vez que te hayas lanzado al agua.

Lo importante es conocer y tener consciencia de lo que vas a enfrentar, de lo que necesitas considerar, de lo debes definir y del rumbo que planeas seguir con tu negocio hasta alcanzar determinada meta.

 

Paso 6: Consigue los recursos que necesitas

Al haber creado tu plan de negocios, estarás consciente de la cantidad de recursos monetarios, tiempo, esfuerzo y capital humano que necesitarás.

Pero ¡no te angusties!

Si tu proyecto es demasiado grande en visión y consideras que no necesitas (o puedes) acceder a la financiación externa o al interés de un inversor, asegúrate de poner todo tu empeño en conseguir tu primer cliente.

No importa del tamaño o tipo que sea tu negocio, siempre y cuando valides tu idea con las personas que se beneficiarán de ella.

Una vez que consigues una persona que confíe en tu servicio o producto, el resto del camino será un poco más fácil.

Y si tienes la oportunidad de acceder a recursos externos, asegúrate de presentar una propuesta estructurada y metódica para generar peso en tu proyecto.

A las personas le gustan los números: usa esto a tu beneficio.

Planifica tu vida considerando lo que vas a necesitar. Si vas a ser tú quien esté a cargo de planificar, realizar el producto, entregar al cliente al mismo tiempo que generas la estrategia de posicionamiento y buscas nuevos clientes debes saber que vas a necesitar el 100% de tu tiempo.

Y ten en cuenta que mientras hagas tú todo, el tiempo que necesitarás es mayor y los resultados tardarán más tiempo en llegar.

En este aspecto verás que si haces aquello que ya conoces, aquello para lo que ya eres buena y en una industria que ya conoces o que ya te conocen todo es más fácil.

Si tu caso es diferente y no cuentas con todo el tiempo (TODO el tiempo) entonces necesitas incorporar personal que sea apoyo en aquellas actividades necesarias para las que tú requieres más tiempo.

Ten en cuenta que no siempre tiene que ser personal contratado a tiempo completo, sino que puede ser también personas especializadas contratadas para desarrollar determinadas actividades.

Y tranquila, no se espera que tú puedas hacerlo todo. Sé que posiblemente sí puedes hacerlo, pero quizá es más fácil si inviertes en quien puede hacerlo más rápido.

 

Paso 7: organiza los temas legales

Quisiera haber puesto este paso en el primer punto pero estoy segura que hacerlo te hubiese desmotivado porque a nadie le gusta empezar por conocer la ley bajo la cual vas a estar regida y amparada.

Pero esto es indispensable.

Cualquier respuesta que tú des sobre la implementación y gestión de tu negocio debe estar respaldad con conocimiento legal. Así que manos a la obra y a investigar.

En este punto, teniendo claro lo que necesitas para llevar a cabo tu plan de negocio mi mayor recomendación es asesorarte con expertos que te indiquen los pasos mínimos a dar para que tu actividad sea completamente oficial y no sufras inconvenientes en el futuro.

No creas a quienes dicen que debes validar tu idea antes de registrar tu negocio, pues desempeñar tu actividad sin antes haber obtenido el permiso, puede traerte problemas.

El sistema legal de tu país te dará muchas opciones que puedes utilizar a tu favor y, sin importar cuál de ellas elijas, lo más importante es que tu actividad comercial esté protegida.

Esto les dará seguridad a tus clientes al momento de trabajar contigo o adquirir tus productos, y tendrás la posibilidad de obtener grandes proyectos o ventas gracias al sistema de facturación.

 

Paso 8: Crea un producto mínimo viable

Ya estando lista para llevar a cabo todo lo que has planteado, te recomendamos un principio fundamental de los negocios en esta época moderna acostumbrada a los cambios: el producto mínimo viable.

Ya sea que ofrezcas un producto o servicio, deberás encargarte de que tu mercado lo apruebe o te dé el feedback que necesitas para perfeccionarlo.

Lanzar un producto mínimo viable no es más que simplificar tu proyecto a un solo producto o servicio clave que te asegure un Retorno de Inversión (ROI) inmediato.

Esto es particularmente útil para cualquier tipo de emprendimiento y es la movida preferida de las grandes empresas tecnológicas.

Hacerlo te da una idea en práctica de la gestión que requiere hacer ventas más grandes, de los sistemas que vas a requerir, de las preguntas que realizan tus clientes y lo más importante, de la apreciación del mercado sobre tu producto o servicio.

Adaptando este método, te darás cuenta que en tu mercado puedes obtener información realmente valiosa para tu crecimiento, te animarás mucho más a seguir adelante y lo mejor de todo: prepararás el camino para que toda la estructura de implementación, lanzamiento y entrega sean efectivas.

 

Paso 9: Define el plan de marketing

Como penúltimo paso, y sin profundizar demasiado en ello porque es tema para al menos 5 artículos extensos, necesitarás elaborar una estrategia de marketing acorde a tu negocio.

Aquí tomaremos dos caminos: el primero es si tienes los recursos para contratar a especialistas y el segundo, si lo harás por ti misma.

En el caso de que hayas decidido contratar a alguien para que te ayude, debes exigirle que haga un estudio detallado de tu proyecto y te diseñe un plan personalizado.

No le creas a ningún “especialista” que, sin mirar lo que quieres hacer, te recomiende abrir “una cuenta de Instagram y publicar todos los días”. El marketing no funciona de esa manera.

Piénsalo de esta manera. ¿Crees que los clientes a los que diriges tu proyecto están en el mismo lugar que los de una empresa de construcción enfocada en plantas de energía eólicas? Suena extremo, pero ese es el punto.

Una empresa de marketing seria, o asesor de marketing con experiencia o el mínimo de conocimientos, en vez de hacerte perder el tiempo creando canales que no funcionan, debería hacerte el trabajo más sencillo.

De ser posible, te recomendamos ubicar una agencia especializada en el tema que quieras desarrollar. Sin embargo, también debes comprender que el tema publicitario es de ensayo y error.

Ten paciencia, porque las mejores estrategias se tardan un poco en tener resultados.

Por otro lado, si te interesa hacerlo por ti misma…

¡Prepárate!

El tema del marketing tradicional y digital es un mundo completo en el que puedes ahogarte antes de aprender a nadar.

Es complicado exponer en un párrafo todas las cosas que debes hacer para lograrlo y por eso, te invitamos a comentarnos si te gustarían más artículos enfocados en el marketing y cuál es tu idea o proyecto de negocios, de modo que podamos brindarte más información al respecto.

 

Paso 10: ¡Sobrevive!

A partir del hermoso momento en que ya has hecho tu lanzamiento, iniciará tu verdadero camino como empresaria.

No será nada fácil.

Muchas veces, tampoco satisfactorio.

Tendrás mucho trabajo y las cosas se pondrán color de hormiga en más ocasiones de las que esperarías.

Ser dueño de negocios no es sencillo, pero es un camino hermoso y lleno de libertad si tú eres consciente del camino, si sabes qué esperar de ti y si le das importancia a lo que es verdaderamente importante; el para qué de tu negocio.

Llena tu mente de testimonios reales. Aquellas personas que estén en camino a cumplir sus sueños y que puedan mostrarte la realidad de lo que es ser emprendedora.

Olvídate de aquella idea de que no tendrás que trabajar mucho, de que tendrás todo tu tiempo libre y que recibirás siempre ingresos.

Ser la dueña de una empresa no es nada de eso.

Concéntrate en el propósito que estás alcanzando, en las vidas que estás tocando con tu producto o servicio, en el ejemplo que estás siendo, en las características que estás fortaleciendo y en la definición de ti misma que estás construyendo.

El negocio requiere de una mente fuerte y de un espíritu noble para mantenerse en el camino correcto y con perseverancia, trabajo y visión vas a poder sobre salir entre los millones de intentos que quedan olvidados día a día.

No te podemos asegurar el éxito en este trayecto, porque este solo dependerá de ti.

Sin embargo, lo que si podemos afirmar, sin dudas, es que al emprender, desarrollarás tu potencial al máximo y nunca querrás volver atrás.

Hoy en día hay cientos de ideas para empezar un nuevo emprendimiento o negocio.

Pero la verdad es que una idea no es suficiente, todo está en la implementación de esa idea.

Y el proceso del emprendimiento, además de requerir una clara idea de negocio, requiere implementar competencias y estrategias planificadas.

Es por eso que hemos creado un taller virtual en grupo para ayudarte a crear y crecer un negocio online de manera rentable.

Un taller grupal del 08 de Abril al 05 de Mayo 2021 para mujeres emprendedoras que están iniciando o en etapa de crecimiento de sus negocios online, guiándolas paso a paso a través de conceptos básicos fundamentales de negocios en línea.

En este Taller aprenderás a:

  • Encontrar la idea perfecta para ti y que puedas saber desde un inicio si va a ser rentable o no
  • Dejar de estar estancando gracias a un plan claro de acción y una ruta simple de seguir e implementar
  • Tener una estrategia clara, para no perder el tiempo en pruebas y errores.
  • Saber cómo se vende en internet y cómo hacer una oferta atractiva y a qué precio.
  • Tener la tecnología y sistemas correctos que te apoyen en tu negocio en vez de que te den dolor de cabeza.
  • Tener un plan de marketing estratégico que te traiga resultados.
  • Generar ingresos con un negocio online.

El taller incluye:

5 Sesiones grupales en vivo, uno por semana cada uno de 90 minutos por Zoom.

Workbook con ejercicios y plantillas para poner acción lo aprendido

Asesoría por correo electrónico y por el grupo de WhatsApp

Puedes inscribirte al taller aquí:

Taller Emprendimiento 01

Muchos saludos,

Mariela

 

PD: No olvides de dejarme tu comentario. Me encantaría saber tu opinión.