Sería un engaño decir que no es necesario hablar de cómo mejorar tu apariencia.

Es imposible negar o reducir el valor que tiene tu aspecto físico,

Y es que a pesar de que tu desarrollo, autoconfianza, crecimiento y compromiso contigo misma sean lo más importante, también lo es tu apariencia.

El mundo actual es una constante competencia de apariencias.

Y como no podemos evitarlo, debes saber enfrentarlo.

Pero claro,

no voy a hablarte de un producto mágico para reducir tus años,
ni de las últimas tendencias en ropa,
ni de una píldora poderosa para tener cuerpo de modelo en 24 horas.

No,
personalmente no creo en nada de eso.

Y para serte sincera, no me interesa mucho conocer las marcas de ropa o maquillaje que usas.

Lo que me interesa es asegurarme que te sientas cómoda contigo misma.

Pero como parte de tu proceso de ser y vivir como una mujer empoderada estoy en la obligación de mostrarte cómo mejorar tu apariencia.

No te hablaré de marcas, ni de tendencias, ni de estilos.

Te hablaré de compromiso contigo misma.

Si te interesa y estás lista,

entonces empecemos.

 

Cómo mejorar tu apariencia

 

Quiero que cuides de tu apariencia como lo hace una mujer verdaderamente empoderada.

Deseo que vivas verdaderos cambios, que te atrevas a más.

Y ya que la forma más inmediata de visualizarlos es a través de tu apariencia, vale la pena empezar por aquí.

En este artículo te hablaré de 3 aspectos que debes cuidar y considerar para mejorar tu apariencia como lo hace una mujer empoderada.

  1. Con un guardarropa que no te roba energías
  2. Con un compromiso real de cuidar de tu salud
  3. Con una apariencia que te muestre verdaderamente empoderada

 

Cómo usar tu fuerza interior y conseguir todo lo que tú quieres

  • Aprende a sentirte segura de ti misma, poderosa y dueña de tus decisiones
  • Descubre todo tu potencial y aprende cómo utilizarlo
  • Conviértete en una mujer que sabe cómo amarse, respetarse y darse valor a sí misma

 

1. Cómo mejorar tu apariencia administrando tu guardarropa

 

Hablemos con sinceridad de lo que tienes dentro de tu guardarropa

¿Luchas cada mañana al decidir cómo vestirte?

¿Te pruebas varias prendas antes de decidirte por la definitiva?

¿Repites varias veces un atuendo a pesar de que tienes muchísima más ropa que no usas?

¿Desearías usar aquella prenda que te compraste hace tiempo pero no te animas?

 

Si te sientes identificada con alguna de estas preguntas puedo asegurarte que estás cometiendo uno o varios los siguientes errores:

  • Tienes ropa que no usas
  • Tienes ropa en mal estado
  • Tienes ropa en exceso
  • No sabes utilizar lo que tienes

 

Pero sabes, la indecisión o insatisfacción con tu guardarropa no es el único problema.

Esta situación te quita tiempo, afecta tu autoestima, impacta tus finanzas y es una limitación para que tú logres convertirte en la mujer que quieres ser.

Y tú ahora no puedes permitirte eso.

Está demostrado que las personas más exitosas mantienen un guardarropa ordenado y sin excesos.

Esto es tan importante que las figuras públicas tienen personas a cargo exclusivamente de este tema.

Y de igual forma, aquellas personas que se sienten exitosos o que se mantienen concentrados en la búsqueda de su éxito no acumulan ropa en exceso y la que conservan tiene un orden fácil de mantener.

Así que si es hora de que tú también empieces a vivir como a mujer exitosa que quieres ser

 

Cómo manejar tu guardarropa

 

Es momento de aprender a manejar tu guardarropa como lo hace una mujer empoderada.

Entonces, tu primera meta es definir un día en el que cambiarás la situación de tu guardarropa.

Busca que sea un día en el que no estés con tu periodo menstrual ni los días anteriores a ello.

Una vez definido el día, abre tu guardarropa y saca toda la ropa que tienes ahí guardada.

Separa aquellas prendas que no te has puesto en los últimos 2 años y analiza con sinceridad si es que es momento de deshacerse de todas o de algunas de ellas.

Retira aquella ropa que tú sabes que no vas a usar ya sea porque no te gusta o porque sientes que no te queda bien.

Limpia y ordena tu guardarropa de la forma que tú desees pero asegúrate de no mantener ningún exceso.

Tú no necesitas llenar ningún vacío emocional con ropa!!

Lo que necesitas es tener un guardarropa con prendas que te queden bien, con las que te sientas cómoda y que se ajusten al estilo de vida que quieres tener.

Libera los espacios que te roban energía, reduce a lo práctico lo que tienes y utilízalo.

 

2. Mejora tu apariencia mejorando tu salud

 

Seamos sinceras, tú y yo sabemos muy bien que tú tienes en mente por lo menos 3 formas en las que podrías mejorar tu salud.

Es más, me atrevo a decir que tienes unas 15 ideas diferentes sobre cómo podrías mejorar tu salud.

Déjame adivinar;

podrías quizá tomar más agua,
comer a horas adecuadas,
reducir el azúcar,
hacer ejercicio,
humectar más tu piel,
cuidar más tus dientes,
incluir más vitaminas en tu dieta,
protegerte del sol,
hacer ejercicios de respiración,
comer más despacio,
reducir el alcohol o el tabaco, etc, etc.

Quizá tienes guardados en Pinterest una serie de ideas para ser más saludable.

Imagino que has leído por lo menos 100 artículos respecto a alimentación saludable.

También sabes lo importante que es hacer ejercicio.

Y además tienes esa familiar o amiga que siempre habla de productos de hidratación corporal.

Con todo esto tú sabes que tienes que mejorar tu salud, pero muy posiblemente no lo haces o no eres constante.

Y quiero que cambies eso.

Y no me refiero únicamente a incluir por fin ciertas prácticas que mejoren tu salud, sino que reconozcas que tú de verdad quieres mejorar.

 

Compromiso para mejorar tu salud

 

Me imagino que tú quieres tener buena salud.

Estoy segura de que será más fácil alcanzar tus sueños y metas si es que tienes buena salud.

Y por supuesto, también estoy segura de que deseas disfrutar del resultado de tus logros y para hacerlo necesitas salud.

Todo esto es obvio.

Entonces,

¿por qué no hacer algo para mejorar tu salud?

Y por favor mucha atención en lo que te voy a decir,

te estoy hablando de salud, NO de las medidas de tu cuerpo.

Yo quiero que tú te concentres en sentirte bien

Quiero que seas una mujer fuerte en todos los aspectos.

Y aclaro esto porque el tema de la salud muchas veces está mal enfocado y la mayoría de las mujeres relacionan salud con cuerpos delgados o empiezan a pensar en dietas y yo quiero que te saques este concepto de tu mente.

Quiero que de ahora en adelante cada vez que pienses en salud o cada vez que escuches algo de salud pienses en fortaleza y energía.

Deja de posponer tus propósitos y decide mejorar tu salud.

 

3. Qué mejorar en tu apariencia

 

Iré directo al punto

Es momento de mejorar tu apariencia fortaleciendo tus músculos.

El motivo es porque sentirte fuerte te hace sentir mejor y al sentirte mejor te ves mejor.

No pretendo que empieces un entrenamiento de definición muscular,
ni que entres en ningún concurso de físico culturismo…

Pero te invito a eliminar cualquier prejuicio que tengas hacia los músculos en las mujeres y que empieces a trabajar en tu musculatura.

Y para convencerte de comentaré de 3 motivos por los cuales debes hacerlo.

Primero, tener músculos acelera tu metabolismo, por lo tanto quemas más calorías a lo largo del día.

Así que si tienes el deseo de adelgazar, los músculos te ayudarán a lograrlo.

Segundo, tener músculos mejora tu postura por lo que en lugar de empezar a esconderte detrás de una postura decaída adquirirás una postura de apariencia más joven.

Tercero, tú quieres ser fuerte.

Ser lo suficientemente fuerte para llevar tu maleta cuando te vayas de viaje sin tener lesiones o dolores.

Quieres ser fuerte para hacer las compras de tu casa

Quieres ser fuerte y disfrutar del sexo sin sentirte agotada

Y si avanzamos un poco más en el futuro, tú quieres ser fuerte para poder jugar con tus hijos, sobrinos o incluso con tus nietos sin tener problemas y para hacer todo eso necesitas de tus músculos.

Dicho esto, tu misión ahora es definir qué partes de tu cuerpo quieres empezar a fortalecer, investigar qué ejercicios son apropiados para ti y trabajar tus músculos.

Mejora tu apariencia cambiando tu postura

 

Este punto final en realidad abarca los 3 puntos anteriores ya que tu apariencia física depende de cómo mantienes tu guardarropa, de cuán saludable estás y de cuán fuerte eres.

Piensa en lo siguiente.

¿Tienes la postura que deseas tener?

¿Te sientes conforme con la postura de tu cuerpo de tu día a día?

Tu apariencia define en gran medida a la mujer que eres y a la relación que tienes contigo misma.

Si un día te vistes sin interés, si usas ropa con la que no te sientes cómoda, si es que tienes hábitos poco saludables y estás sin energía te aseguro que no vas a verte como quisieras.

Es decir, te estarías fallando a ti misma al no permitirte ser la mujer que tú quieres ser.

Y no te equivoques, porque esto no tiene nada que ver con tu estado de ánimo, sino con el compromiso que tienes contigo misma.

En este momento no estamos hablando ni de pensamientos, ni de actitudes, sino que únicamente estamos hablando de tu apariencia física y te aseguro que mientras mejor sea tu apariencia, mejor te vas a sentir contigo misma.

Es un círculo vicioso.

Entonces viene la pregunta:

¿Cómo te estás presentando cada día?

Te estás presentando como la mujer poderosa y con paz interior que quieres ser o te estás presentando como aquella mujer que decidiste dejar de ser.

Déjame tu comentario y cuéntame qué aspecto de tu apariencia física es que más te cuesta mejorar.

Hasta pronto!

Mariela

 

Cómo usar tu fuerza interior y conseguir todo lo que tú quieres

  • Aprende a sentirte segura de ti misma, poderosa y dueña de tus decisiones
  • Descubre todo tu potencial y aprende cómo utilizarlo
  • Conviértete en una mujer que sabe cómo amarse, respetarse y darse valor a sí misma